Entrar
  1. Home
  2. Contenidos de salud
  3. Artrosis de cadera: síntomas y tratamiento

Artrosis de cadera: síntomas y tratamiento

Tratamientos de fisioterapia

Savia pone a tu disposición todos los tratamientos de fisioterapia para conseguir el equilibrio funcional de las estructuras del organismo.

Reserva ya

La osteoartritis o artrosis es una enfermedad degenerativa que afecta al cartílago de las articulaciones. Cuando tienen lugar en las articulaciones de la cadera se produce la artrosis coxofemoral o artrosis de cadera.





¿Qué es la artrosis de cadera y cuáles son sus causas?

La articulación de la cadera está formada por los huesos de la pelvis y el fémur. La cabeza del fémur encaja dentro del hueco de la pelvis, permitiendo gran variedad y amplitud de movimientos que habilitan, para caminar, agacharse, sentarse, etc.

Con el paso de los años, como en el resto de las articulaciones, se produce desgaste del cartílago articular y con ella la posible aparición de los síntomas. Es importante recalcar que la aparición de sintomatología no siempre es proporcional al daño tisular.

A pesar de que desde el punto de vista fisiológico agregar carga de trabajo a nuestras articulaciones es necesario para mantener la homeostasis (equilibrio) del tejido, cuando existen factores que modifican el funcionamiento o la biomecánica de la cadera, esta carga de trabajo puede generar cambios osteoartríticos. Estos factores podrían dividirse en dos grupos:

  • Factores intrínsecos de la persona : 
    • Edad.
    • Sexo.
    • Peso.
    • Factores genéticos.
    • Etnia.
    • Ocupación.
    • Dieta.
  • Factores propios de la articulación :
    • Morfología y forma de la articulación.
    • Función muscular.
También es posible que la osteoartritis pueda aparecer de forma secundaria a otra patología.

Síntomas de la artrosis de cadera

La artrosis de cadera es una enfermedad crónica, por lo que suele evolucionar muy lentamente con el transcurso de los años.

Como sucede en los casos de artrosis que se producen en otras articulaciones, los síntomas principales que pueden acompañar a la artrosis de cadera son el dolor y la pérdida de función. Este dolor se localiza fundamentalmente en la región de la ingle o la cadera, aunque puede extenderse por la cara anterior y lateral del muslo y la nalga, llegando incluso hasta la rodilla.

Otros síntomas incluyen la rigidez matutina en la articulación, déficit de rotación interna y flexión de cadera y aumento de dolor al realizar flexión pasiva de cadera. En términos generales, se trata de una patología que puede afectar a la calidad de vida del paciente.



Grados de artrosis de cadera

Gracias a la clasificación Kellgren-Lawrence, se puede dividir la osteoatritis en 4 estadios según los diversos signos radiológicos que aparezcan en radiografía:

Grado 1: espacio articular prácticamente intacto con posible formación de osteofitos.

Grado 2: posible reducción del espacio articular con formación de osteofitos.

Grado 3: reducción del espacio articular, formación moderada de osteofitos y posible deformación de las superficies articulares.

Grado 4: gran formación de osteofitos, reducción importante del espacio articular y clara deformidad de las superficies articulares.

A pesar de esta clasificación, es importante conocer la correlación entre el estado de los tejidos y la aparición de los síntomas. Es posible estar en un estadio avanzado de degeneración y no presentar sintomatología, así como no mostrar degeneración avanzada pero sí sintomatología.



Tratamiento de la artrosis de cadera

En el caso de pacientes con sobrepeso es recomendable que se sometan a una dieta para la pérdida de peso, con el fin de evitar la sobrecarga de la articulación.

De igual modo, el uso de un bastón para caminar puede resultar beneficioso para el alivio del dolor cuando existen problemas graves durante la deambulación.

El tratamiento quirúrgico está indicado en pacientes con artrosis muy avanzada, en los que existe una limitación muy importante para caminar o realizar las actividades cotidianas. La intervención consiste en sustituir la articulación por una prótesis.

Tras un programa de rehabilitación después de la intervención, los pacientes suelen recuperar la capacidad de retomar su vida cotidiana, aunque puede haber excepciones.

Cuando el desgaste de la articulación no aconseja la intervención quirúrgica, se puede establecer un protocolo de tratamiento fisioterapéutico adaptado para disminuir los síntomas. El tratamiento incluiría:

  • Técnicas de terapia manual.
  • Recuperar la fuerza, resistencia muscular, así como la flexibilidad.
  • Reeducación funcional de la marcha y el equilibrio. En función de la actividad cotidiana del paciente se realiza un programa para ejercitar la musculatura implicada, de manera que cuando se realice sea más fácil.
  • Educación del paciente combinada con ejercicio.
  • Otras modalidades de tratamiento que contemplen el tratamiento y manejo del dolor crónico.

El control y evaluación del paciente mediante escalas validadas será importante para objetivar el progreso. En definitiva, el objetivo del tratamiento es que el paciente se incorpore a sus actividades cotidianas con la menor limitación posible.



Bibliografía y referencias
  1. Murphy, Nicholas J et al. “Hip Osteoarthritis: Etiopathogenesis and Implications for ” Advances in therapy vol. 33,11 (2016): 1921-1946. doi:10.1007/s12325-016-0409-3.
  2. Cibulka, Michael T et “Hip Pain and Mobility Deficits-Hip Osteoarthritis: Revision 2017.” The Journal of orthopaedic and sports physical therapy vol. 47,6 (2017): A1-A37. doi:10.2519/jospt.2017.0301.
  3. Kohn, Mark D et al. “Classifications in Brief: Kellgren-Lawrence Classification of ” Clinical orthopaedics and related research vol. 474,8 (2016): 1886-93. doi:10.1007/s11999-016-4732-4.
  4. Kolasinski, Sharon L et al. “2019 American College of Rheumatology/Arthritis Foundation Guideline for the Management of Osteoarthritis of the Hand, Hip, and ” Arthritis care & research vol. 72,2 (2020): 149-162. doi:10.1002/acr.24131.
  5. Gay, C et al. “Educating patients about the benefits of physical activity and exercise for their hip and knee  Systematic   literature review.” Annals of physical and rehabilitation medicine vol. 59,3 (2016): 174- 183. doi:10.1016/j.rehab.2016.02.005.