Alimentación para la fibromialgia

Arlenys Karina Batista Urbaez

Licenciada en medicina y cirugía. Especialista en medicina familiar y comunitaria

Introducción

La fibromialgia es un estado inflamatorio crónico caracterizado por un síndrome doloroso crónico generalizado, localizado en el aparato locomotor en puntos predefinidos del cuello, hombros, región lumbar, caderas, codos y rodillas. 

Uno de los orígenes que se ha postulado es la probable hiperpermeabilidad intestinal, activando el sistema inmune y produciendo una respuesta inflamatoria crónica a diferentes niveles que afecta principalmente a músculo y tendones. Por lo tanto, la alimentación antiinflamatoria ayuda con el manejo de los síntomas. Si quieres saber más sobre este tema, continúa leyendo este artículo.
Los síntomas suelen existir con diferentes intensidades, no asociados a causas orgánicas precisas.

¿Qué es la fibromialgia?

La fibromialgia es un síndrome doloroso crónico generalizado con síntomas localizados principalmente en el aparato locomotor. Además de fatiga crónica, problemas  de memoria y cambios en el estado de ánimo que afectan frecuentemente al 5% de la población, con mayor frecuencia en mujeres en edades comprendida entre 30 y 50 años de edad y, aunque no representa un riesgo para la vida del paciente, ocasiona síntomas incapacitantes que limitan la calidad de vida. 

Los síntomas suelen existir con diferentes intensidades, no asociados a causas orgánicas precisas. El diagnóstico se realiza por descarte, ya que, no existe una prueba de laboratorio específica, así como tampoco existe un tratamiento curativo, sino solo para paliar los síntomas específicos del dolor.

Alimentos recomendados para la fibromialgia

En general, una alimentación rica en verduras, hierbas, especias, grasas saludables, fermentados y vitamina D, facilitan el proceso antiinflamatorio, aporta bacterias saludables a la microbiota del intestino y ayuda a relajar la musculatura. Algunos alimentos tienen un papel muy importante en esta alimentación:

  • Alimentos ricos en vitamina D, por su acción antiinflamatoria e inmunoestimulante.
  • Alimentos ricos en triptófano como calabaza, nueces, dátiles, plátano o semillas precursores de la serotonina, la cual, es de gran ayuda contra el dolor y la depresión en esta enfermedad.
  • Cúrcuma, por sus propiedades antiinflamatorias.
  • Aguacate, es una fruta rica en grasas saludable y omega 9 con acción antiinflamatoria, además de vitamina E y C, las cuales son antioxidantes.
  • Aceite de coco prensado al frío con acción antiinflamatoria.
  • Rúcula, sus hojas son ricas en clorofila, que limpian y oxigenan la sangre, además de la función depurativa hepática.
  • Manzanas, ricas en quercetina, el cual es un potente antioxidante.
  • Cebolla, igual que la manzana, es rica en quercetina y previene las reacciones de oxidación y, en consecuencia, la inflamación.
  • Brócoli germinado, rico en vitamina C, antioxidante y glucosinolatos, que disminuyen la inflamación.
  • Aceite de lino, rico en omega 3 con potente acción antiinflamatoria.
  • Ajo, sus compuestos azufrados disminuyen las sustancias derivadas de las vías metabólicas inflamatorias y evitan la expresión de genes y proteínas.
  • Semillas de chía y sésamo con alto contenido de omega, acción antiinflamatoria, así como también juegan un papel importante en la microbiota intestinal.
  • Espárragos, espinacas y legumbres, ricas en magnesio, reducen la tensión muscular característica de esta enfermedad.

Alimentos a evitar si padeces fibromialgia

Si tu médico de familia o reumatólogo te ha diagnosticado fibromialgia, es importante que evites estos alimentos que se han asociado con el aumento de la severidad de los síntomas:

  • Alimentos que contienen excitotoxinas, que son potenciadores de sabor presentes en muchos alimentos procesados y productos light, o bajos en azúcar como el aspartamo y glutamato monosódico.
  • Alimentos ricos en gluten, deberían suspenderse o disminuirse. Existe aumento de la frecuencia de la sensibilidad al gluten no celíaca.
  • Alimentos que contienen solanáceas como las patatas, cafeína, tomates, berenjenas, pimientos y cayena.
  • Lácteos, ya que contribuyen al proceso de inflamación intestinal severa.
  • Azúcar, por el aumento de peso, déficit nutricional y vitamínico.
  • Carnes rojas, producen un estado de desmineralización que se manifiesta en forma de desequilibrios emocionales, nerviosos, debilidad y fatiga.
  • Evitar el consumo de alcohol.

Ejemplo de un plan diario

DESAYUNO: batido de frutas con queso fresco, miel y nueces.

COMIDA: pasta de arroz con pescado al vapor y guarnición de verduras y, de postre, fruta fresca.

MERIENDA: frutos secos.

CENA: tortilla francesa con verdura y fruta.

Preguntas frecuentes 

¿Es recomendable la fruta en caso de padecer fibromialgia?

Es recomendable comer fruta si padecemos fibromialgia, de hecho, existen ciertas frutas con propiedades especiales como el plátano maduro, que produce el factor de necrosis tumoral que combate las células anormales y, el kiwi, manzana y fresa por el alto contenido en vitamina C y antioxidantes.

La dieta alcalina, ¿puede ayudar en caso de fibromialgia?

La fatiga crónica tiende a acidificar nuestro organismo, por lo cual, la dieta alcalina nos ayuda a mejorar uno de los síntomas más incapacitantes de la fibromialgia, así como también disminuye los síntomas intestinales. Antes de iniciar este tipo de alimentación, debemos acudir a nuestro médico de familia para aclarar todas nuestras dudas y saber si nos encontramos aptos para realizarla.

La dieta alcalina se basa en aumentar el consumo de carnes blancas como el pollo y el pavo, omitir carnes rojas, alcohol, cafeína, ultraprocesados e incorporar a nuestra dieta alimentos alcalinos como la lima, frambuesa, sandía, melón, nectarina, brócoli, mandarina, cebolla, coles, ajo, semillas de calabaza y lentejas.

¿Tienes dudas sobre el tratamiento que necesitas?

Cuéntanos lo que necesitas e intentaremos ayudarte lo más rápido posible

¿Tienes dudas?