Atención médica sin papeleos ni letra pequeña
  1. Home
  2. Contenidos de salud
  3. Alimentación para la artrosis

Alimentación para la artrosis

Regístrate y recibe un mes de servicios ilimitados gratuitos en Savia
Videoconsulta 24 horas
Chat médico 24 horas
Evaluador de síntomas
Regístrate ahora gratis

Introducción

La artrosis es una enfermedad degenerativa paulatina del aparato locomotor, que también puede aparecer en personas de edad media. Los primeros signos de artrosis se detectan con unos 45 años, las articulaciones o el cartílago se degenera por su uso, pero, en situaciones como el sobrepeso o procesos sobreañadidos como puede ser la gota, se favorece que la articulación degenere antes. Por tanto, es importante mantener un peso ideal para evitar procesos artrósicos.
 Entre los alimentos a evitar cuando se padece artrosis, están todos aquellos que pueden dar lugar a un aumento de la inflamación.

Alimentos a evitar si padeces artrosis

Entre los alimentos a evitar cuando se padece artrosis, están todos aquellos que pueden dar lugar a un aumento de la inflamación. En las personas que tienen además el ácido úrico elevado, se deben evitar las carnes rojas y el marisco, ya que, un ataque de gota puede favorecer la degeneración del cartílago por la inflamación.

Los aceites de girasol y soja que tienen omega seis, pueden ser perjudiciales al favorecer el proceso inflamatorio, también ocurre lo mismo con el azúcar, que puede producir un proceso inflamatorio o favorecer el mismo.

Alimentos que ayudan a paliar las molestias de la artrosis

Los alimentos que ayudan a paliar el dolor artrósico son aquellos que favorecen una bajada de la inflamación, entre ellos, los alimentos ricos en omega tres como son los pescados, en especial, pescados azules como atún, bonito, sardina y caballa, el aceite de oliva y los alimentos ricos en antioxidantes como los que tienen vitamina A, C y E: los cítricos como naranja, pomelo, limón, kiwi, los frutos secos y, especialmente las nueces, que presentan vitamina E, el aceite de oliva, la cebolla, el puerro y, por último, el té verde, y alimentos ricos vitamina A, como son los zanahorias y los pimientos rojos.

Es importante hacer una dieta que permita perder peso si tenemos sobrepeso u obesidad, ya que, el exceso de peso, se traduce en daño para nuestras articulaciones. El consumo de fruta y verdura favorece el control calórico en nuestra dieta.

Ejemplo de menú para personas con artrosis

Desayuno: un vaso de leche descremada con una fruta, preferentemente un cítrico.

Media mañana: unos 50 gramos de nueces.

Comida: de primer plato, sopa de cebolla o de puerro, de segundo, una rodaja de salmón al limón y, de postre, un kiwi.

Media tarde: un té verde.

Cena: una ensalada con hojas verdes y frutos secos y un filete de pollo a la plancha y, de postre, una fruta.

Se deberán evitar las carnes rojas, los aceites de girasol y los azúcares refinados, así como los alimentos ultraprocesados con grasa saturadas o aceite de palma.

Preguntas frecuentes

¿Qué otros cuidados complementarios pueden ayudar a la artrosis?

La artrosis presenta como síntoma principal el dolor asociado a una deformidad de la articulación. Los pacientes con dolor tienden a moverse menos y esto les perjudica, al producir una mayor rigidez articular y, como consecuencia, aumentar el dolor.

El dolor en estos pacientes debe ser tratado de forma eficaz con fármacos analgésicos, pero, es importante realizar ejercicio físico que favorezca una mejora de la movilidad.

Es muy recomendable el ejercicio aeróbico, con una potenciación musculoesquelética del individuo. Concienciar al paciente de la necesidad de realizar ejercicio continuado es una labor imprescindible en estos casos.

El ejercicio puede adaptarse a las condiciones del paciente; en pacientes muy limitados, algo sencillo como andar diariamente mejora su situación frente a la inactividad. Los pacientes que puedan deben hacer bicicleta, ya sea estática o normal, las terapias en agua pueden ser inicialmente buenas para después continuar con terapias en tierra. Las primeras presentan un menor impacto a nivel de las articulaciones y esto se traduce en una mejoría que permitirá luego evolucionar a otro tipo diferente de ejercicios.

En caso necesario, el uso del bastón puede ayudar a descargar la articulación afectada.

Aplicar calor o el frío durante unos 20 minutos al día ayuda a mejorar el dolor.

Es necesario un reposo correcto, con una cama adecuada, preferiblemente dura y, las sillas, deben tener un respaldo recto.

No se debe cargar peso.

Los zapatos deben ser elásticos, sin cordones y de piel.

¿Cómo puedo prevenir enfermedades relacionadas con las articulaciones mediante la alimentación?

Para cuidar las articulaciones, es necesario establecer una dieta sana, para ello, es necesario un aporte de calcio y vitamina D suficiente, que se encuentra principalmente en los lácteos.

Las personas con problemas articulares, deben evitar el consumo de carnes rojas, ya que, puede dar lugar a un aumento de ácido úrico y provocar daño articular.

Se deben evitar los excesos de grasa por el aumento de colesterol y comer frutas y verduras frescas para el aporte de diversas vitaminas, de magnesio y otros oligoelementos necesarios.